El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha anulado la tasa sobre los pisos vacíos que aprobó el Ayuntamiento de Barcelona.

La tasa, de 633€, se aplicaba sobre los inmuebles de grandes tenedores que llevaran más de dos años desocupados. La Asociación Española de Banca (AEB) presentó un recurso contra dicha tasa y el TSJC ha sentenciado que el Ayuntamiento no tiene competencias para regularla.

La tasa se aprobó el pasado septiembre y se presentó como una medida enmarcada en la Ley catalana 18/2007 del Derecho de la Vivienda que especifica que ‘‘un inmueble desocupado por un periodo superior a los dos años es una anomalía’’. Y en noviembre de 2016 se creó un equipo para rastrear pisos vacíos.
Los grandes tenedores de inmuebles recibirían una carga fiscal por cada piso vacío por un tiempo superior a dos años de 633 euros. El Ayuntamiento comunicó que la tasa se creó con la intención de costear la inspección y la tramitación de expedientes y sanciones, que iban a cargo del Consistorio. A finales de noviembre las entidades bancarias BBVA y Santander y Sareb recibieron una multa por tener pisos vacíos y Sareb, por su parte, recurrió la multa. Ahora el TSJC ha respondido al recurso presentado por la AEB considerando que el Gobierno del Ayuntamiento catalán ha excedido sus competencias al implementar esta tasa.

Finalmente, el Gobierno municipal ha declarado que recurrirá la sentencia que anula la tasa alegando que la misma es legal aunque el Ayuntamiento no tenga competencias para cobrarla. Defiende además, que la tasa se impulsó porque la Generalitat no lo había hecho en un primer lugar y que la Carta Municipal de Barcelona le otorga las competencias cuando no las ejerce la administración que las tiene en primer lugar.